Opcional

Osmosis en la célula vegetal.



Osmosis de células vegetales: vital para la existencia de la planta.

Introduccion

Todas las células están revestidas con una membrana. Una característica de esta membrana que confiere la capacidad de mantener viva la célula es la selectividad. La membrana celular, incluidas las células vegetales, es semipermeable. Está atravesado por moléculas de agua. Además, las glicoproteínas son elementos transportadores que dejan pasar algunos solutos, pero no otros.

Si una célula vegetal está en un medio más diluido que su interior, el agua fluye desde ese medio hacia la célula. Llamamos a este proceso osmosis.

¿La pared celular o la membrana celulósica, que cubre la membrana celular de las células vegetales, también es semipermeable? No, la pared celular es completamente permeable. Es decir, la pared celular no restringe el flujo de agua o solutos.

Características principales y cómo ocurre

La ósmosis de las células vegetales no ocurre de manera descoordinada. De lo contrario, el interior de la celda se inundaría con agua o se deshidrataría, de modo que ambas situaciones darían lugar a problemas bioquímicos. Dos procesos deben funcionar bien:

1 - ¿Mantiene la pared celular su límite elástico?

Aunque básicamente está compuesto de celulosa, la pared celular tiene una cierta elasticidad. La pared ejerce una fuerza contraria a la presión ejercida por el agua que ingresa a la celda: la presión de turgencia (PT). Esta presión limita la entrada de más agua.

2 - La presión osmótica de la vacuola en funcionamiento

Las células vegetales tienen orgánulos llamados vacuolas, que, entre otras funciones, participan en el control osmótico de la célula. Las vacuolas contienen un fluido interno y esto ejerce una fuerza llamada presión osmótica (PO). Crea una presión para que el agua ingrese a la célula de la planta.

Cálculo de la diferencia de fuerza.

Hay una diferencia entre las presiones de agua de entrada y salida de la célula vegetal. Se conoce como diferencia de presión de difusión (DPD), puede expresarse en número y calcularse matemáticamente. La fórmula para su cálculo es:
DPD = PO - PT


Curiosidad

Algunas plantas enfrentan sequías prolongadas pero no se marchitan. Las vacuolas en sus células acumulan compuestos de bajo peso molecular. Estos compuestos permiten que ingrese un mínimo de agua a las células y las mantienen turgentes.